¿Cuál es la intensidad óptima para conseguir resultados en clases colectivas aeróbicas?

medical_icon-150x150Se ha comprobado a través de estudios realizados en diferentes disciplinas consideradas ‘aeróbicas’ que el entrenamiento continuo o con una ‘curva campana’ no parecen alcanzar los objetivos deseados más frecuentes en actividades de fitness. Si el objetivo es simplemente el acondicionamiento cardiovascular, probablemente la intensidad que respeta la curva será suficiente. Si los objetivos pretenden ir más allá, creando un mayor estímulo de determinadas vías metabólicas, es más indicado alterar las intensidades que propone la ‘curva campana’.

vomaxPara mejorar las capacidades cardiovasculares la American Council on Exercise aconseja intensidades de ejercicio entre el 55% y el 90% de la frecuencia cardíaca máxima de los sujetos. Durante mucho tiempo, la frecuencia cardíaca idónea para la lipólisis, comúnmente conocida como ‘quema de grasa’, se ha situado entre el 60% y el 70% de la frecuencia cardíaca máxima. Esto puede ser cierto en algunas actividades como carrera continua o ciclismo, mantenidos durante largos periodos de tiempo. Los estudios demuestran en estos casos, que los mencionados valores de la frecuencia cardíaca sí que corresponden a valores de consumo de oxigeno entre 40% y 60%; es decir, aquellos considerados ideales para la activación de la combustión de grasas (Taylor 1969, Saltin 1968, Swain 1994, Londeree 1995).

En actividades clásicas como el aeróbic, step, o actividades de moda como baile, los porcentajes de VO2máx (40% – 60%) no se alcanzan al trabajar a una frecuencia cardíaca entre el 60% y el 70% (Sharff-Olson, 1992). Esto nos hace replantear dicha metodología de enseñanza y plantear una estructura diferente de entrenamiento donde el VOmáx sea mayor para una mejor respuesta metabólica. Partiendo de un factor condicionante en este tipo de actividades, como es el tiempo de duración de las sesiones (50 minutos o 1 hora), podemos conseguir una mayor respuesta cardiovascular añadiendo picos de mayor intensidad a la “curva campana” tradicional para incrementar las intensidades de esfuerzo.

clase-bodyjumpEn el caso de BodyJump® esos picos o intervalos pueden superar el umbral anaeróbico, por lo que pueden suponer también intensidades de esfuerzo anaeróbicas. Por regla general, tales picos de intensidad se pueden corresponder con las partes de la coreografía cuando la progresión ha llegado al final, lo que da como resultado el aprendizaje de la misma por el alumno y este puede entrenar a una mayor intensidad. Para aprovechar al máximo los beneficios que nos propone esta disciplina es esencial contar con el asesoramiento de un profesional, que será el más indicado para motivarnos y ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos sin arriesgar nuestra salud.

Fuentes:

  • American Council on Exercise.
  • Julio Diéguez Papí. Entrenamiento funcional en programas de fitness. Vol I. 2007.
  • Blog de J.L. Chicharro. Fisiología del ejercicio.